Compartir

EDITORIAL 3 DE JULIO

NARIÑO EL DEPARTAMENTO CANGREJO

El departamento de Nariño uno de los más biodiversos y ricos en recursos naturales de Colombia, sufre el “Fenómeno del Cangrejo”, pues desde antes de pandemia Nariño experimenta serlo. Todos los esfuerzos de su gente, de los empresarios y de algún dirigente político de turno  no le permiten salir de este infortunio.

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, en su informe del resultado del PIB por regiones en 2023, destacó que a nivel nacional el resultado del Producto Interno Bruto a precios corrientes fue de $1.572 billones.El informe resaltó que San Andrés (-2,2%), Arauca (-1,1%), Cauca (-0,5%) y Nariño (-0,1%) fueron los únicos cuatro departamentos que cerraron el año con un balance negativo en sus cuentas.

Es  claro que Nariño está  en una situación sui generis respecto a los demás departamentos de Colombia, pues la historia nos dice que ninguno ha sufrido tanto bloqueo y ha aguantado sin romperse tanto tiempo. Sin embargo ya Nariño  entra en  una de las crisis económicas más agudas de su historia, sin que  se vean  a futuro acciones gubernamentales de impacto reales y evidentes para reversar esta dinámica que  han producido fenómenos  ambientales y atmosféricos, la pandemia del Covid 19, pobre administración gubernamental, paros armados, inseguridad, deficiente malla vial intermunicipal e interdepartamental  y  el nuevo fenómeno  de los “los bloqueos al por de tal”

La lucha de los nariñenses por estar a flote en este inconmensurable mar de fenómenos anti económicos ha sido tenaz, seguimos aguantando, soportando en silencio, y buscando acciones que lo único que hacen es  desgastarnos, sin que nadie sea capaza de revertir esta situación.

Alcaldes que no salen de sus oficinas, un gobernador que lucha solo contra la corriente, un pueblo que sigue en silencio con  una mayoría de nariñenses a los que no les importa nada de lo que ocurre y una prensa sin eco.

Este nuevo paro de camioneros que ya completa 2 días, es otro grito de S.O.S.  al gobierno nacional que se tarda en dar soluciones a la gigantesca crisis que vive este departamento, que  se sumerge en el abandono, la indiferencia y la desidia de sus dirigentes.

Las cosas no se  solucionan porque venga el presidente y haga anuncios  a futuro, o  porque el gobernador haya ido a cada región a construir el Plan de Desarrollo, ni porque  se diga que somos amigos del gobierno, tampoco con comunicados de las instituciones o gremios, se necesita que  haya perseverancia y un grito que lo escuche toda Colombia y más allá de sus fronteras, que  se empiece a gobernar a contra reloj, porque  este caldo de cultivo, esta bomba de tiempo llamada Nariño, va a reventar, va a explotar y cuando eso suceda  no habrá gobierno que pueda detener un estallido social departamental.

Nariño viene caminando hacia su colapso, desde el mar hasta el Galeras, desde el monte hasta el confín. Así es la lectura que se le puede hacer a este departamento que esta “fregado” y  necesita urgente  gobiernos locales, departamental y nacional  presentes,  ya mismo, no mañana, ni el próximo mes, hoy si es posible.

La angustia crece, la inseguridad y la delincuencia se desbordaron, el desempleo está cada vez más agudo, las vías bloqueadas desesperan a los que  viven del jornal y a los grandes empresarios también, enfermos pierden sus citas que esperaron por meses, tristemente Nariño así es invivible. Y el silencio de sus habitantes también angustia.

Este nuevo bloqueo ya empieza a dar fastidio. “No aguantamos un bloqueo más”, esto no puede ser “cada cual para su buche” cada gremio reclama para su propio beneficio y ¿el  pueblo para cuándo? esto debe ser para todos. Esto va mal, por donde se lo mire, Nariño esta en cuidados intensivos y si no hay solución urgente a esta crisis económica y social que vivimos vendrán por lógica días peores que en pandemia.

El departamento cangrejo de Colombia no aguanta más seguir de para atrás. Muy pronto los nariñenses hartos de tanto aguantar, se sacudirán de lo que los adormece y gritarán: ¡Vencer!…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts